Cómo mejorar la autoestima

como mejorar la autoestima

¿Cómo mejorar la autoestima? Todos pierden confianza en sí mismos de vez en cuando. Reconocer esto es el primer paso para recuperar la confianza en uno mismo. La falta de confianza en sí mismo durante un período prolongado de tiempo puede hacer que una persona se vuelva vulnerable a la depresión y la ansiedad.

En realidad, la baja autoestima afecta a más personas de lo que piensas. La autoestima baja se refiere a cómo te sientes acerca de ti en general. Algunos indicadores de baja autoestima son:

  • Hablando negativamente.
  • Sentirse mal contigo mismo más de lo que te sientes bien.
  • Falta de respeto propio.

Hay muchas características diferentes de baja autoestima. Puede que no sean tan obvios como uno supondría.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es el grado en que nos sentimos seguros, nos consideramos valiosos y nos respetamos a nosotros mismos. Requiere que tengamos una apreciación o una opinión favorable de nosotros mismos, incluso durante períodos en que otros no están satisfaciendo nuestras necesidades emocionales esenciales.

Cuando nuestra autoestima es baja, tendemos a vernos a nosotros mismos y a nuestra vida de una manera más negativa y crítica. También nos sentimos menos capaces de asumir los desafíos que la vida nos lanza.

La autoestima se basa en los pensamientos y sentimientos que tenemos sobre nosotros mismos. La alta autoestima se refleja en pensamientos positivos y precisos como “Soy capaz, valioso, interesante”, etc. Estos pensamientos pueden ayudarlo a sentirse efectivo, capaz y afectuoso.

Cuando tenemos una autoestima alta o saludable, tendemos a sentirnos positivos con nosotros mismos y con la vida en general. Nos hace capaces de lidiar mejor con los altibajos de la vida.

Cómo mejorar la autoestima – 8 pasos

Si buscas cómo mejorar la autoestima, los siguientes son ocho pasos que puede tomar para aumentar los sentimientos de autoestima.

1.     Sé consciente.

No podemos cambiar algo si no reconocemos que hay algo que cambiar. Simplemente al tomar conciencia de nuestra conversación interna negativa, comenzamos a distanciarnos de los sentimientos que genera. Esto no permite identificarnos con ellos. Sin esta conciencia, podemos caer fácilmente en la trampa de creer en nuestra charla autolimitada.

Tan pronto como se encuentre yendo por el camino de la autocrítica, anote lo que está sucediendo, sea curioso al respecto y recuérdese a sí mismo: “Estos son pensamientos, no hechos”.

2.     Cambia la historia.

Todos tenemos una narración o una historia que hemos creado sobre nosotros mismos que da forma a nuestras percepciones de nosotros mismos, sobre las cuales se basa nuestra autoimagen central . Si queremos cambiar esa historia, debemos entender dónde vino y de dónde recibimos los mensajes que nos contamos a nosotros mismos. ¿De quién son las voces que internalizamos?

A veces, los pensamientos negativos automáticos como ‘eres gordo’ o ‘eres holgazán’ se pueden repetir en tu mente tan a menudo que comienzas a creer que son verdad. Estos pensamientos se aprenden, lo que significa que pueden ser desaprendidos . Puedes comenzar con afirmaciones. ¿Qué deseas que creer sobre ti? Repite estas frases para ti todos los días “.

Si buscas cómo mejorar la autoestima, y no lo has logrado. Un psicólogo puede proporcionarle el conocimiento, las habilidades y las herramientas para equiparlo a fin de aumentar y mantener una autopercepción y confianza en sí mismo precisas. Las personas con baja autoestima pueden trabajar con psicólogos o terapeutas para ser más enérgicos, confiados y conscientes de sí mismos. Encontrar un sentido de logro es un gran impulso para la autoestima. La psicoterapia puede ayudar a las personas a identificar actividades específicas que aumenten la confianza y la competencia.

3.     Evita la comparación.

Dos cosas clave que enfatizan en la psicoterapia son practicar la aceptación y dejar de compararse con los demás. Muchas veces el hecho de que alguien más parezca feliz en el famoso Facebook o incluso en persona no significa que sean felices. Las comparaciones solo conducen a una autoconversación negativa, lo que provoca ansiedad y estrés. Los sentimientos de baja autoestima pueden afectar negativamente la salud mental y otras áreas de la vida, como el trabajo, las relaciones y la salud física.

4.     Canaliza tu estrella interna.

Todos tenemos nuestras fortalezas y debilidades. Alguien puede ser un músico brillante, pero un cocinero terrible. Ninguna de las dos define su valor central. Reconozca cuáles son sus fortalezas y los sentimientos de confianza que engendran, especialmente en tiempos de duda. Es fácil hacer generalizaciones cuando algo sale mal o “fallas” en algo, pero recuérdate a ti mismo que tu estrella interna te ofrece una perspectiva más realista de ti mismo.

Si le es difícil identificar sus dones únicos, pídale a un amigo que se los señale. A veces es más fácil para otros ver lo mejor en nosotros de lo que es para nosotros verlo en nosotros mismos.

5.     Ejercicio.

Muchos estudios han demostrado una correlación entre el ejercicio y una mayor autoestima, así como una mejor salud mental. Algunos autores de libros dicen que hacer ejercicio crea empoderamiento tanto físico como mental. El ejercicio organiza su día alrededor del cuidado personal.

Otras formas de autocuidado, como una nutrición adecuada y suficiente sueño, también se ha demostrado que tienen efectos positivos en la autopercepción de uno.

6.     Ayuda a los demás.

Ser útil a los demás te ayuda a sacarte de la cabeza. Cuando puedes ayudar a alguien más, te centras menos en tus propios problemas.

También cuanto más alguien hace algo en su vida de lo que puede estar orgulloso, más fácil le resulta reconocer el valor propio. Hacer las cosas que uno puede respetar sobre ellos mismos puede ser una clave para aumentar el valor.

Algo tan tangible como ayudar en un albergue para personas sin hogar, en un refugio de animales, dando tiempo a una organización. Estas son cosas que significan algo y le dan valor no solo a uno mismo, sino también a otros.

7.     Perdón.

¿Hay alguien en tu vida que no hayas perdonado? ¿Un ex compañero? ¿Un miembro de la familia? ¿A ti mismo? Al aferrarnos a sentimientos de amargura o resentimiento, nos mantenemos atrapados en un ciclo de negatividad. Si no nos hemos perdonado a nosotros mismos, la vergüenza nos mantendrá en este mismo círculo.

Perdonar a uno mismo y a los demás mejora la autoestima.

8.     Recuerda que no eres tu circunstancia.

Finalmente, aprender a diferenciar entre sus circunstancias y quién eres tu es clave para la autoestima. Reconocer el valor interno y amar el yo imperfecto de uno, proporciona la base segura para el crecimiento. Con seguridad, uno es libre para crecer con placer, sin miedo al fracaso, porque el fracaso no cambia el valor central.

Todos nacemos con un potencial infinito e igual valor. Por lo tanto, con trabajo duro, los pensamientos y creencias autodestructivos pueden ser desaprendidos. Seguir los pasos descritos anteriormente es un comienzo en el esfuerzo por aumentar la autoestima.

Deja un comentario