Ataque de pánico síntomas

ataque de panico sintomas

¿Buscas acerca de ataque de pánico síntomas? Si alguna vez has experimentado una oleada repentina de ansiedad y miedo abrumador, entonces estás familiarizado con la sensación de tener un ataque de pánico.

¿Qué es un ataque de pánico?

Un ataque de pánico es una ola intensa de miedo caracterizada por su inesperada e intensidad debilitante e inmovilizadora. Los ataques de pánico a menudo aparecen de la nada, sin previo aviso, y a veces sin un desencadenante claro. Incluso pueden ocurrir cuando estás relajado o dormido.

Un ataque de pánico puede ser una ocurrencia única, aunque muchas personas experimentan episodios repetidos. Los ataques de pánico recurrentes a menudo se desencadenan por una situación específica, como cruzar un puente o hablar en público, especialmente si esa situación ha causado un ataque de pánico antes. Por lo general, la situación de inducción de pánico es aquella en la que se siente en peligro y no puede escapar, lo que desencadena la respuesta de lucha o huida del cuerpo.

Puede experimentar uno o más ataques de pánico, pero ser perfectamente feliz y saludable. O sus ataques de pánico pueden ocurrir como parte de otro trastorno, como trastorno de pánico, fobia social o depresión. Independientemente de la causa, los ataques de pánico son tratables. Existen estrategias que puede usar para enfrentar los síntomas y los tratamientos efectivos.

Ataque de pánico síntomas

Un ataque de pánico es la aparición abrupta de un miedo intenso o incomodidad que alcanza un pico en cuestión de minutos e incluye al menos cuatro de los siguientes síntomas:

  • Palpitaciones, latidos cardíacos o aceleración del ritmo cardíaco.
  • Sudoración.
  • Temblor.
  • Sensaciones de dificultad para respirar o asfixia.
  • Sentimientos de asfixia.
  • Dolor o malestar en el pecho.
  • Náuseas o malestar abdominal.
  • Sensación de mareo, inestabilidad, mareo o desmayo.
  • Escalofríos o sensaciones de calor.
  • Parestesia (sensación de entumecimiento u hormigueo).
  • Desrealización (sentimientos de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno mismo).
  • Miedo a perder el control o “volverse loco”.
  • Miedo a morir.

Los ataques de pánico generalmente son breves y duran menos de 10 minutos, aunque en algún ataque de pánico, síntomas pueden persistir por más tiempo. Las personas que han tenido un ataque de pánico corren un mayor riesgo de tener ataques de pánico posteriores que aquellos que nunca han experimentado un ataque de pánico. Cuando los ataques ocurren repetidamente, y existe la preocupación de tener más episodios, se considera que una persona tiene una afección conocida como trastorno de pánico .

Las personas con trastorno de pánico pueden estar extremadamente ansiosas y temerosas, ya que no pueden predecir cuándo ocurrirá el próximo episodio. Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de desarrollar la afección, y sus síntomas generalmente comienzan a principios de la edad adulta.

Aveces los síntomas de los ataques de pánico hacen pensar a la persona que debería acudir con un cardiólogo o un neurólogo, incluso con un otorrinolaringólogo. Pero es importante entender y relacionar la naturaleza de los síntomas para acudir con el especialista indicado, el psicólogo.

Causas de ataque de pánico

No está claro qué causa el trastorno de pánico. En muchas personas que tienen la vulnerabilidad biológica a los ataques de pánico, pueden desarrollarse en asociación con los principales cambios de la vida (como casarse, tener un hijo, comenzar un primer empleo, etc.) y los principales factores estresantes del estilo de vida. También hay alguna evidencia que sugiere que la tendencia a desarrollar trastorno de pánico puede ser hereditaria. Las personas que sufren de trastorno de pánico también son más propensas que otras a sufrir depresión, intentar suicidarse o abusar del alcohol o las drogas.

Afortunadamente, el trastorno de pánico es una condición tratable. Tanto la psicoterapia como los medicamentos se han usado solos o en combinación para un tratamiento exitoso del trastorno de pánico.

 

Deja un comentario